Protección y desinfección

Las PCR Exprés vs la prueba de Antígenos

El COVID-19 ha cambiado nuestros hábitos, nuestra manera de entender el mundo y de relacionarnos. Por eso, los test COVID se han convertido en una herramienta fundamental para contener su expansión. Pero para que sean realmente eficaces y cumplan su función, debemos tener en cuenta qué papel juega cada uno y en qué momento de la enfermedad son válidos. En este artículo le contamos todo lo que necesita saber sobre los test COVID: PCR rápidas y normales y test de antígenos.


¿Qué es una PCR?

Prueba PCR

La PCR detecta el material genético del virus de la COVID-19

Usando una técnica de laboratorio llamada reacción en cadena de la polimerasa. La PCR es la prueba de elección cuando clínica o epidemiológicamente haya sospecha de infección activa por Coronavirus. Dependiendo de cómo se procese la prueba, los resultados pueden estar listos en minutos si se analizan de forma interna, o unos días si se envían a un laboratorio externo.

¿Qué son las PCR rápidas?

Se denomina PCR rápida a aquellos equipos comerciales automatizados que integran en un único sistema cerrado todas las fases que incluye una PCR clásica (extracción, amplificación, detección del material genético), por ello se acorta el tiempo de respuesta en 2 horas frente a las 3-4 horas aproximadamente de la PCR clásica.

En cuanto a eficacia, los datos son muy buenos. En concreto, en nuestra clínica estamos trabajando actualmente con unos paneles respiratorios para la determinación simultánea de 23 virus y bacterias asociados con la infección de las vías respiratorias, incluido el Covid-19, a partir de una sola muestra tomada con torunda nasofaríngea.

Los datos de sensibilidad y especificidad son del 95% y del 99% respectivamente. La diferencia radica en su coste, ya que las PCR son mucho más caras que las normales.

Prueba antígenos

¿Qué es un test de antígeno?

El test de antígenos es muy eficaz durante los cinco primeros días de la infección. La extracción es igual a la de la PCR, se toma mediante un hisopo largo una muestra del fluido de la nariz (muestra nasofaríngea) o la garganta. La gran ventaja de este tipo de pruebas es su precio, muy por debajo que una PCR, y el tiempo en que se obtiene el resultado, apenas 15 minutos.

La desventaja es que al tener una ventana de tiempo más pequeña que la PCR, recordemos, el antígeno detecta el virus sólo durante los cinco primeros días de la infección, existe la posibilidad de tener un resultado falso negativo.

Es decir, es posible estar infectado con el virus pero tener un resultado negativo. Según la situación, si los síntomas persisten, es recomendable realizar una prueba PCR para confirmar un resultado negativo de la prueba de antígeno.


¿En qué casos es aconsejable cada una de estas pruebas?

El antígeno es una buena opción para aquellas personas que llevan menos de cinco días desarrollando síntomas o para aquellos asintomáticos que han estado pasado menos de 48 horas del contacto estrecho con un positivo. En el caso de aquellas personas que quieren certificar desean conocer cuál es su estado respecto al COVID (no tienen síntomas ni han estado en contacto con positivo), se recomienda una repetición sistemática de la prueba cada 5-7 días.

La PCR es capaz de detectar el virus durante todo el proceso infeccioso y la serología, por su parte, no tiene carácter diagnóstico pero sí nos informa de si hemos pasado la enfermedad y, en tal caso, nuestro nivel de anticuerpos.

Fuente: Clínica Asunción